Se llama Chus, como el título de esta entrada, tiene una sonrisa radiante y siempre tiene una palabra para cada momento, para cada situación en la vida. Hace mucho que escribe, y creo que ha llegado el momento, de que lo comparta más allá de con su familia y amigos, de que llegue a muchos lugares.

Lo que escribe, te llega al corazón, te hace recordar, te trae sensaciones que quizás habías olvidado y lo más importante, al final, siempre te saca una sonrisa, aunque sea tras una lagrimita de emoción.

Aquí os dejo a una gran madre, una gran mujer y como no, a una amiga de sus amigos. Chus es una gran persona.

Tu hija Paula

Te quiero mamá

P.D.: A comerte el Mundo

 

Anuncios