Y la niña soñaba con ser una princesa

Pero el cuento no tenía hadas que convertirían sus zapatillas en sandalias de cristal

Ella anhelaba que aquel príncipe apareciese y cabalgasen juntos a cualquier destino incierto pero él se perdió en el bosque y se refugió en una cueva para ser invisible.

La princesita iba de un lado a otro de palacio buscando respuestas que diesen vida a su triste corazón.

Aquella niña no entendía que el amor estaba vivo y se encontraba muy cerca de ella…

En ese mismo instante escuchó un pulso que latía ritmicamente

En ese mismo instante comprendió que el amor que buscaba estaba dentro de su tierno corazón .

Anuncios