Una hoja en blanco frente a mí

Tomo el lápiz y te dibujo, despacio, cuidando cada rasgo, cada detalle que te hace diferente cuando te miro

Un gramófono aparece en el “sobrao” de la casona buceando en melodías olvidadas hace mucho tiempo…quizás demasiado ya

Notas con olor a lavanda y ropa bailando al sol en la pradera

Mis dedos comienzan a despertar un paisaje que estaba dormido en mi corazón

Voy rellenando el papel arrugado de historias no contadas … historias que jamás sucederán porque la luna cambió de cuarto y olvidó darnos luz para despegar

Cubro con un velo turquesa mi deseo

Y siento la piel erizada mientras aquella caracola sigue sonando al mar.

Anuncios